Llama AHORA! asesoría gratuita

01800 110 3000

Deudas

Publicado el junio 26th, 2018 | por TuDecide

0

Deudas buenas y deudas malas

Actualmente  es sumamente fácil tener acceso a una gran variedad de créditos distintos: una tarjeta de crédito, créditos para casa, crédito automotriz, crédito personal, etc. Todos ellos representan al final una deuda que deberás pagar con sus respectivos intereses, pero ¿cuál de estas deudas sí conviene adquirir y cuáles no?

Los diferentes tipos de deudas

Dentro de la gama de créditos y préstamos que nos pueden ofrecer las distintas empresas e instituciones financieras y la finalidad que se les da, podemos definir dos tipos: 

a) Deudas de inversión

Estas son las deudas que dejan los créditos como el hipotecario o educativo, entre otros, que si bien, si representan una cantidad considerable a pagar, al final todo el esfuerzo se ve retribuido en diversas formas. Este tipo de deudas se caracterizan por:

  • Ayudarte a formar tu patrimonio  
  • Abrir puertas a mejores condiciones laborales o financieras
  • Ayudarte a adquirir cosas atemporales.

b) Deudas pasivas

Las deudas de tipo pasivo son aquellas que no tienen una razón de ser más allá de una mera satisfacción personal o momentánea. Este tipo de deudas se caracterizan por:

  • Servir para cubrir otras deudas o sacarte “del apuro”
  • Se utilizan para adquirir objetos o servicios momentáneos, sin trascendencia.

En este tipo de deudas podemos encontrar los créditos que se utilizan para comprar objetos de moda, el pago de servicios básicos con tarjeta de crédito o los gastos extraordinarios e innecesarios como: salidas no planeadas, adquisición de productos por tendencia o temporada, comidas fuera de casa entre otros.

Si vas a tener deudas, que sean deudas productivas

No todas las deudas pueden calificarse como innecesarias o malas. Aquellas que te pueden dejar algo trascendente que ayude a mejorar tu calidad de vida siempre son buenas.

Prefiere este tipo de deudas por sobre aquellos créditos que no te dejan nada. Sólo asegúrate de no tener un crédito cuyo interés y pago mensual sea superior a lo que puedes permitirte pagar, ya que ello podría causar un desbalance en tus finanzas.

Antes de tomar un crédito siempre toma en cuenta:

  • Plazo y monto final a pagar
  • CAT promedio
  • Monto total de financiamiento

Si te organizas, siempre podrás evitar la deuda pasiva. Te recomendamos definir un presupuesto mensual y ahorrar cada mes dinero en efectivo para alcanzar tus metas.

Si existe algo que realmente deseas, pero el costo es elevado y no te puedes permitir comprarlo de inmediato o al contado ¡planea la compra! siempre prefiere ahorrar desde antes para poder adquirir lo que deseas por sobre el crédito.

Si bien no puedes evitar el crédito pasivo, al menos procura no conseguir la totalidad del mismo, es decir, ahorra un poco y solamente consigue el faltante. De esta forma podrás evitar muchos cargos por concepto de interés que bien puedes ahorrar y gastar en otra cosa

Como ves, no todas las deudas son malas, lo interesantes está en saber identificar cuáles pueden traerte un beneficio y cuáles no.

Tags: ,


Sobre el Autor



Back to Top ↑