Llama AHORA! asesoría gratuita

01800 110 3000

Deudas

Publicado el diciembre 21st, 2018 | por TuDecide

0

Desmitificando la cuesta de enero

Después de las fiestas navideñas, las famosas posadas y las celebraciones de fin de año, enero es un mes que se ve cercano y peligroso por la llamada “cuesta de enero”. Pero… ¿Es realmente tan malo este mes?  Si no es así… ¿Por qué se piensa eso? ¡Vamos a descubrirlo!

¿Qué es la cuesta de enero?

Estamos por entrar a una temporada que es definida como la “cuesta de enero”, este mes, en específico sus primeros 15 días, se llaman coloquialmente así porque, es un periodo de tiempo donde las personas se encuentran realmente gastadas y con poco poder adquisitivo.

Esto se deriva de  todos los gastos que se acumulan y se arrastran desde el Buen Fin hasta el día de reyes,  además de los efectos de la inflación, que cada año, parecen hacer que los  precios se “ajusten”.

¿Por qué se da la cuesta de enero?

La cuesta de enero se da por una simple razón: La falta de organización de las finanzas y la no previsión del futuro de las personas.

En realidad, la cuesta de enero es relativa, es decir, solamente puede percibirla quien no ha ahorrado, quien se ha endeudado o quien no tuvo el tino de prever los gastos más allá de la navidad.

Evita la cuesta de enero

La cuesta de enero se puede evitar. Como ya lo dijimos es un estado relativo y de forma fácil podemos evitarlo. Para ello, te sugerimos tomar en cuenta estos consejos:

  • No gastes del todo tu aguinaldo

Aprovechar adecuadamente tu aguinaldo no debe ser un sacrificio. Antes de recibirlo, prepárate con un presupuesto que te permita determinar cuál es la mejor forma de distribuirlo entre gastos, deudas y ahorro.

  • Ahorra para los pagos anuales

Existen pagos anuales como el predial o la anualidad de la tarjeta de crédito que por lo regular se deben liquidar en los meses de diciembre y enero. Es importante  asegurarse de ahorrar exclusivamente para cubrir estos gastos importantes e impostergables.

Además toma en cuenta que, si tienes hijos debes ahorrar también para los gastos navideños que  acostumbres.

  • Y si no ahorré nada ¿qué hago?

Si no has ahorrado lo suficiente para las compras y los pagos que debes realizar, lo que sigue es definir las prioridades:

Qué se debe cubrir antes…

  • ¿Las deudas o los regalos?
  • ¿El pago de servicios o una gran cena?
  • ¿Viajes o enseres domésticos necesarios?

No postergues las deudas

Si usaste la tarjeta de crédito desde el Buen Fin, y todo el mes de diciembre,  asegúrate de cubrir más del mínimo de lo que debes.

De ser posible, líquida la deuda.

Recuerda que, lo más importante para sobrevivir a la cuesta de enero es que hagas bien tus cuentas. Siempre ten muy claros tus ingresos y posibilidades de gasto.

La clave es no gastar más de lo que tienes, y sobre todo, no gastar más de lo que vas a poder pagar en un futuro.

Tags:


Sobre el Autor



Back to Top ↑